Formación Profesores Waldorf, desde 1978

Seminario Antroposófico Pedagógico Terapéutico, Primer Seminario Antroposófico de Chile

Un Acercamiento a la Antroposofía

"Teosofía: Introducción al conocimiento suprasensible del mundo y del destino humano, una de las obras básicas de la obra de Rudolf Steiner, escrita en el año 1904, y editada por la Editorial Antroposófica de Argentina

 

Prólogo a la Tercera Edición

Lo dicho con motivo de publicarse la segunda edición puede aplicarse igualmente a la presente. Nuevamente he introducido ampliaciones y adiciones en algunos pasajes, que me parecieron importantes para dar mayor precisión a lo expuesto; en cambio, no he visto necesidad alguna de modificar el contenido de las ediciones anteriores en lo esencial. Tampoco requiere por ahora ningún cambio lo manifestado en la edición primera sobre el propósito de esta obra, ni lo añadido en el prólogo a la segunda edición al mismo respecto. Por consiguiente reproduzco aquí, tanto el prólogo a la primera edición, como también lo añadido en el de la segunda.

“El objeto de este libro es dar una descripción de ciertas partes del mundo suprasensible. Quien admita únicamente la existencia del mundo sensible, considerará esta descripción como fantasmagoría anodina. Quien, por el contrario, quiera buscar caminos que conducen más allá del mundo sensible, no tardará en apreciar que la vida humana adquiere valor y significado solamente por medio de la percepción de ese otro mundo. Esta percepción lejos de disminuir, acrecienta la aptitud del hombre para la vida “real”, y así éste aprende a conocer las causas de ella, en tanto que sin esa percepción, se mueve a tientas como un ciego entre los efectos. La realidad sensible empieza a adquirir significado solamente a través del conocimiento de lo suprasensible. Con este conocimiento el hombre se hace más apto para la vida, pues sólo puede llegar a ser verdaderamente “práctico” quien la comprenda.

El autor del presente libro no describe nada que no pueda atestiguar por experiencia, desde luego que experiencia privativa de ese mundo. Nada expondrá que no corresponda a concreción de experiencia personal.

Este libro no puede leerse de la misma manera en que se suele leer en nuestra época. El lector deberá, en cierto modo, hacer suya cada página, a veces alguna frase, mediante asiduo trabajo. Esto ha sido consciente intención del autor, considerando que sólo de esta manera el libro se convertirá para el lector en lo que debe llegar a ser. Quien lo lea solamente de paso no lo habrá leído; las verdades que encierra deben vivirse; solamente así la ciencia espiritual cobra valor.

Tampoco puede juzgarse este libro desde el punto de vista de la ciencia ordinaria, a menos de haber derivado del mismo libro el punto de vista con qué juzgarlo. Si el crítico lo adopta, descubrirá que cuanto aquí se expone no pretende contradecir en nada el verdadero espíritu científico. El autor sabe que ni con una sola palabra ha querido entrar en conflicto con su propia escrupulosidad científica.

Quien quisiere llegar aún por otra vía a las verdades aquí expuestas, la encontrará en mi “Filosofía de la Libertad”. Ambas obras persiguen el mismo objeto con métodos distintos. Y si bien una no es indispensable para la comprensión de la otra, a algunas personas puede resultarles provechosa.

Quien busque en este libro las “últimas verdades”, probablemente no quedará muy satisfecho. El propósito del autor ha sido empezar por exponer verdades básicas del amplio campo de la ciencia espiritual. Es indudablemente propio de la naturaleza humana preguntar, incontinenti, sobre el principio y el fin del mundo, el objeto de la existencia y la esencia de Dios. Sin embargo, el que tenga en mente, no palabras y conceptos para el intelecto, sino verdaderos conocimientos para la vida, sabrá que, en un escrito que trate de las nociones del conocimiento espiritual, no se debe exponer aquello que pertenece a grados más elevados de la sabiduría. Sólo la comprensión de estas primeras nociones, permite precisamente poner en claro cómo deben plantearse las preguntas de orden más elevado. En mi libro “La Ciencia Oculta”, continuación del presente, se encuentran datos adicionales acerca del tema aquí en consideración.”